3 de mayo de 2012

Un resumen personal del Curso de Decrecimiento (por Manu)

I “Qué es el decrecimiento”

Aunque el término “decrecimiento” es reciente, las ideas que lo sostienen nacen hace ahora 40 años, con el despertar de la Ecología Política como movimiento social. El nuevo concepto se adopta para dar un “toque de atención” a la situación límite del momento actual, como concepto bomba que logre impactar.
El decrecimiento se basa en el principio de que “no puede haber un crecimiento infinito en un mundo cuyos recursos son finitos”, partiendo de la situación del ser humano como dependiente del planeta, más específicamente de la BIOSFERA (ó parte del globo terrestre con seres vivos).
Desde esta perspectiva, se presenta a la economía como un subconjunto de la sociedad y a estas dos como subconjuntos de la biosfera.

El concepto “desarrollo sostenible” ha quedado anticuado, cuando al referirse a las generaciones futuras, se convierte ya en las actuales, en el hoy.
La crisis actual se desencadena en julio del 2008, al estallar la burbuja hinchada por las hipotecas “subprime” estadounidenses. El alfiler que pincha la burbuja es la subida del precio del barril de petróleo y la gasolina, al estar alcanzándose el techo (peak oil) en la producción del recurso energético. Este descenso de la oferta de crudo coincide con el aumento de la demanda en los países emergentes (Brasil, India, México,...), lo que produce la subida, económicamente evidente, del precio de crudo en todos los lugares. En EE.UU., la gente prefiere dejar de pagar la hipoteca que evitar gastar en gasolina, pues necesita el transporte para ir a trabajar. Como reacción en cadena los bancos, que habían invertido ya el dinero a cobrar por las hipotecas (dinero que no tenían sino de forma virtual), se endeudan y piden ayuda a los bancos europeos, los cuales terminarán por endeudarse también, no sólo por esto sino porque además invertían el dinero europeo allá donde las corruptas agencias de calificación les indicaban; esas mismas agencias de calificación, vendidas a los poderes financieros, que ahora califican la deuda de los países, haciendo bailar a su codicioso son a los poderes políticos del viejo continente.
A la crisis económica se unen las revueltas en los países árabes las cuales, pudiendo estar obedeciendo políticas geoestratégicas dirigidas a la fácil obtención de recursos energéticos, tiene su causa directa en la hambruna de la población de la zona, como consecuencia de:
  • las sequías en los campos de cereal en los países del Este de Europa 
  • la falta de voluntad en una buena distribución de los alimentos, pues no hay escasez de producción sino graves problemas en el reparto justo de la misma, así como acaparación de mucha tierra por los más ricos
Volviendo al principio básico inicial, es necesario insistir en los límites, tanto de la producción como de la emisión de residuos. El planeta tiene una determinada capacidad de asimilación y regeneración, lo que se denomina “capacidad de carga”. Este concepto va a la par de otro, el de “huella ecológica”, ó impacto sobre el medio que supone la actividad humana y que actualmente se cuantifica en 1'5, osea, que a este ritmo de crecimiento actualmente necesitamos ya los recursos (y contaminamos a la vez) de un planeta y medio, fruto de la sociedad ciegamente consumista que no mira lo que hay detrás de cada acto de producción, distribución o consumo.
El término “decrecimiento” hace referencia a reducir esta huella ecológica.
Es cuestión de ética y justicia, pues no todos contaminan igual. Si el límite, por ejemplo, de emisiones de CO2 a las que se tienen derecho, es de 2 ó 3 Tm/CO2/año, se presentan los siguientes datos:
  • España : 9 Tm / CO2/ año
  • USA : 20 Tm / CO2/ año
  • Mozambique : 0'1 Tm / CO2/ año
Si a esto unimos la falta de biodiversidad en la parte rica del mundo, biodiversidad que es abundante en la parte económicamente pobre, se generan flujos de corrientes (de poder, apropiación y explotación) entre la parte económicamente rica del mundo y la pobre.
En el momento actual, ya casi no deberíamos preocuparnos tanto de crecer, sino de sobrevivir. Nos encontramos pues con:
  • unas malas salidas a la crisis
  • unas maneras de decrecer
  • una necesidad para el norte de hacerlo
A partir de estas premisas, se plantean las siguientes salidas a la crisis:
  • bussines al usual” > seguir igual: la economía se sitúa como lo más importante, por encima de la sociedad y la biosfera
  • crecimiento verde” ó “desarrollo sostenible” > aunque puede tener diferentes connotaciones, se caracteriza por poner la tegnología como eje central para la salida de la crisis. Se basa en la fórmula: I = P x A x T (donde I es el impacto ambiental, P la población, A la acumulación de riqueza y T la tecnología). Analizándolo bien, un incremento de la tecnología no es suficiente para una reducción de la obtención de recursos por el “efecto rebote” (aumento de las emisiones contaminantes), no viéndose compensado con el crecimiento económico ni con el aumento de población. Cabe aquí también el debate sobre el desarrollo de tecnología al servicio del capital, por ejemplo la energía nuclear, la cual se convierte en una tecnología perversa. Es importante saber quién está detrás y cuáles son los intereses de quienes desarrollan estas tecnologías. Un extremo de este tipo de salidas a las crisis lo representan los “ecofascismos”, o reparto autoritario de la riqueza.
  • Salida del “colapso” (término de Diamond) > las civilizaciones no son eternas (ejemplo de la desaparición de la civilización maya en el siglo IX). Puede darse un derrumbe de las instituciones. El colapso es posible, de nosotros depende que lo sea o no.
En una perspectiva evolutiva, se observa un paralelismo del desarrollo del capitalismo con el feudalismo. Las alternativas están en la creación de redes entre autogestiones locales. Igualmente es necesario más tiempo. Debemos estar preparados para adaptarnos a cambios brucos (resiliencia).
Hay que poner la vida en el centro: pensar más en la reproducción y menos en la producción.

II Decrecimiento Norte/Sur

La cooperación desde el punto de vista del decrecimiento. Partimos de los siguientes, reales y drásticos, datos:
  • El 80 % de la población mundial tiene el 20 % de los recursos > sur global (la mayoría de los países del hemisferio sur, más minorías crecientes de los países del norte)
  • El 20 % de la población mundial tiene el 80 % de los recursos > norte global (la mayoría de los países del hemisferio norte, más las élites de los países del sur)
El concepto de “desarrolo”, aunque parte del mundo de la biología, se establece como término económico a partir de la 2a Guerra Mundial (1949) por el parte del presidente estadounidense Truman, para referirse al “desarrollo de los países del norte y ayuda a los países del sur a alcanzar ese desarrollo”. A partir de esa definición, en los años sesenta aparecen las primeras teorías sobre el desarrollo, siendo utilizada como herramienta sociopolítica, hacia el objetivo de una sociedad de consumo de masas, mediante la aportación de entre un 0'7 a un 1 % al sur global, como inversión no sin intereses.
En los años ochenta, la crisis de las deudas de los países empobrecidos (que empiezan en México) establecen las políticas del ciclo neoliberal, las cuales encuentran falsas soluciones con las privatizaciones, donde las multinacionales juegan un papel dominante. En los años noventa, llamada la década milenarista porque se fijan los objetivos del milenio que se avecina, se basa en las teorías de Amartia Sent y el PNUD y se empiezan a cuestionar las teorías económicas sobre el crecimiento.
Cabe preguntarnos ahora por los conceptos de riqueza y pobreza. La primera puede definirse y medirse como el “flujo de intercambio de dinero” (PIB), osea define una riqueza material, lo inmaterial no cuenta, ni tampoco el reparto que de ese dinero y esa riqueza se haga.
Una cuantificación un poco menos drástica la representa el IDH (índice de desarrollo humano) que mide:
  • el poder adquisitivo
  • la escolarización
  • la esperanza de vida
entre unos valores de 0 a 1. Se considera que el nivel alto de IDH está por encima del 0'8.
Pero no es el IDH un indicador perfecto, pues no cuenta ni la naturaleza, ni la felicidad, ni el reparto; sigue estando basado en una visión occidental de la riqueza, a pesar de ser mejor que el PIB como indicador de desarrollo.
Definidos estos indicadores, se trata de alcanza el objetivo de subir el IDH y reducir la huella ecológica, mediante una convergencia del primero y una contracción de la segunda, hacia un objetivo gráfico llamado “cajón de sostenibilidad”.
Durante los últimos 50 años el desarrollo sólo ha servido para la explotación del sur y sus recursos. De ahí que en los últimos años aparezcan teorías completamente diferentes como la del “buen vivir” (“sumak kawsay” o “plenitud de vida”), dando importancia a la comunidad y al hecho de que si se quiere un desarrollo en el sur, es necesario un decrecimiento en el norte. La cooperación Norte – Sur no tiene sentido sin una acción-cooperación Norte – Norte. Se dan, como ejemplo, los pasos positivos de Bolivia o Ecuador, donde se han reconocido “los derechos de la naturaleza”. En la práctica el parque Yasuní está sirviendo para que, el petróleo que se halla en su subsuelo, sea objeto de un cruel chantaje al gobierno ecuatoriano, quien paga para que no sea explotado este yacimiento.
Llegados aquí, se presentan algunas ALTERNATIVAS:
  • relocalización de la economía > creación de grupos de consumo y cooperativas de producción, aunque falta bastante apoyo institucional.
  • soberanía alimentaria > derecho y potencial de producir lo que cada pueblo decida, recuperando el poder sobre lo que hacemos, así como el control del acceso a la tierra para quien la trabaje. Actualmente se desarrollan numerosos huertos urbanos.
  • comercio justo N-S y N-N > utilización de menos petróleo y más mano de obra autosuficiencia energética y compatir transportes >
    • reducción del consumo
    • reducción de los transportes
    • reducción de los residuos
  • Urbanismo funcionalista > ciudades pequeñas > ciudades en transición
Lo más actual es medir la FELICIDAD, el HPI, índice creado por la británica NEF (New Economics Fundation).

HPI = felicidad x esperanza de vida / huella ecológica

El índice más alto lo alcanzan los países de América Central (Costa Rica).
Concluyendo, no sólo el PIB y el IDH deben ser los indicadores de riqueza, sino también el HPI y otros. No existe un indicador genial, por lo que hacen falta varios indicadores.
También son necesarias decisiones de forma conjunta, tras debates partiendo de la pregunta ¿qué es la riqueza?
Actualmente debe lucharse contra la miseria (pobreza extrema), pero también contra la riqueza.

III La conversión de los sectores productivos

No estamos hablando de “crecimiento económico” ni de “desarrollo sostenible” (términos desvirtuados). Tal vez nos acercamos más al “decrecimiento feliz” (como se denomina en Italia), utilizando el decrecimiento como punto de encuentro.
Para que halla una reducción de la producción, ha de haber una reducción de la demanda y de la jornada laboral. Igualmente se hace necesaria una conversińo de los sectores productivos, hacia labores como la limpieza de bosques, la agricultura,...
Se debe pedir, antes que mayor cantidad de producción, mayor calidad en la misma, por lo hay que acabar con la “obsolescencia programada”.
También hay que acabar con la lógica mercantilizadora de que todo es mercadeable. No todo vale (armas, especulativos, coches,...) por lo que debe haber una transición hacia otros sectores (con el riesgo de conflictos sociales duros, como por ejemplo entre los obreros del carbón y los ecologistas). Hay que generar empleo digno, en sectores que fijen mano de obra, utilizando los conocimientos para una reconversión.
Debe empezarse a introducir la teoría del decrecimiento en el trabajo, a través de los sindicatos, a la vez que luchar por una reducción de la jornada, lo que nos daría más tiempo libre y su disfrute.
Esta bifurcación social nos pone en el contexto de la “sociedad del riesgo”, que explican sociólogos como Giddens y Beck con las teorías “emancipatorias”. La mejor arma para poner freno al crecimiento es la pedagogía.
Debemos primero reconstruir lo destruido en las últimas décadas, poniendo la salud por encima del trabajo, una educación en valores, información y sensibilización. Es necesario volver atrás con los buenos avances de hoy (como en la agricultura ecológica).
Para muchos, el New Deal de Roosvelt, debe sustituirse por un New Deal Verde en la actualidad.
Ante una sociedad patriarcal basada en la producción, debemos anteponer los valores femeninos basados en la reproducción de la vida.
La educación debe ser horizontal, no violenta (el poder es violencia) -resolución de conflictos-, en verde (ecopsicología, ecoeducación) y se debe educar en relación con la naturaleza.
El término “escuelas libres” debe servir para superar la dicotomía escuela pública-escuela privada.
Comprobado que el exceso de tecnología acaba con las relaciones sociales, deben crearse ESPACIOS DE AUTONOMÍA y actualmente lo público no los favorece.

IV Renta básica

A) CONTEXTO
Las malas prácticas económicas a partir de 1976, hacen que la riqueza se concentre en pocos individuos. Hay una plusvalía financiarizada, una desviación de capitales a paraísos fiscales y, a partir de los 80, una inversión en los países en vías de desarrollo pero a un muy alto interés. Todo esto acentúa la desigualdad, por lo que a la población le afectan más los crecimientos y decrecimientos económicos (mayor temporalidad y menos prestaciones). También se disparan los índices de pobreza entre 2008 y 2010, cuando anteriormente había sido estable.
El VI informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España (2008), muestra una incidencia de las prestaciones sociales que no cambia los indicadores de pobreza. El desempleo de larga duración (Eurostat 2010) es de 2 a 5 millones (40 %) en ese año y del 50 % en 2011 (fuente Agett).
Existe un riesgo inminente de pobreza y de quedarse fuera de los servicios sociales de exclusión. Sólo un tercio de quienes tienen derecho, piden percepción de protección no contributiva.
B) DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS
El término “renta básica” (RFA) viene del libro de Van Parijs “Real Freedom for All” y se propone ser financiada gravando las rentas del trabajo. Sus características son:
  • la universalidad
  • la incondicionalidad (compatibilización con el trabajo)
  • ingreso en metálico (no en especie)
  • pagos sucesivos (sin paga única inicial, paternalismo de estado)
C) PROGRAMAS DE RENTA BÁSICA
  • Modelo Alaska: no es un modelo de renta básica RFA. Depende de la explotación
  • del petróleo
  • Modelo Barna: através del IRPF (necesidad de modificarlo). Una renta básica no
  • es una renta mínima de inserción, sino una renta estable con pequeños requisitos.
  • Modelo Brasil (no es tampoco RFA). A través de “Bolsafamilia”. Desde el año
  • 2003, lo disfrutan ahora 11 millones de personas y supone el 0'4 % del PIB brasileño.
  • New Jersey. Retribución del voluntariado y de lo doméstico.
D)PROBLEMAS
  • Debe distinguirse entre subsidios condicionados (cuando ya hay exclusión) de las dotaciones
  • mensuales (right based) para la desaparición de la pobreza extrema.
  • El problema principal que se alude es el de que “nadie trabajaría”.
  • Riesgo de aumento de la pobreza.
  • Pero los números cuadran.
PROPUESTAS DESDE SOL: Hacer pagar maś a los más ricos
El gasto social en España es casi un 4 % menos que en Europa. Hay necesidad de una reforma fiscal desde una perspectiva igualitarista. No basta con reformar sólo el IRPF, sino también bucear en el sistema fiscal para dar un poco más a los que menos tienen. Esto último ya justificaría la reforma. También se debería subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
Cuando hablamos de renta básica, en los lugares donde ya existe, se habla de unas cantidades de 333 euros por persona, 460 por pareja y 200 más por hijo. Es importante también la manera de presentarlo, como una revitalización de lo público, basado en una revitalización de la democracia.
Connotación de la medida:
  • más seguridad o base para otras cosas
  • menos limosna estigmatizadora
  • se gana capacidad de negociación laboral
En el debate está si dar también rentas básicas a las clases medias y altas.

V 21 HORAS SEMANALES

Aunque hablamos de 21 horas, según los cálculos actuales son 18'94 las horas por semana y persona a trabajar para que haya un reparto equitativo de las labores.
Cuando decimos decrecimiento como alternativa, lo hacemos ya como supervivencia en los países ricos. Se nos está vendiendo una felicidad ficticia, basada en un consumismo infinito.
RAZONES
El PIB USA se torna negativo a mitad del 2008.
El desempleo juvenil en España se dispara en 1984 y en 2010. Hay un problema estructural, cuyas posibles causas son un sistema educativo que no ha variado y con un alto abandono escolar.
Otra causa es la diferencia de trabajo hombre/mujer.
Está demostrado que la reducción de la jornada laboral, incrementa la productividad, la cual debe verse compensada con los salarios. Debe haber una garantía de salarios mínimos. En una transición gradual, se deben empezar a dar pasos hacia la reducción de la jornada.
Debe promoverse un debate nacional acerca del uso del tiempo, así como un impulso gubernamental de actividades fuera del mercado.

VI CIUDADES EN TRANSICIÓN. El cambio desde lo local

http://gasteizentransicion.wordpress.com
A partir de una tesina de Juan del Río, sobre las “Ciudades en Transición”.
El origen de las ciudades en transición se sitúa en el año 2005 con Hopkins, con una visión deseada para su comunidad a 15 años vista.
Se trata de un proceso colectivo, basado en el cuidado de la tierra, el cuidado de las personas y la equidad. Para luchar contra el pico del petróleo y el cambio climático, nos valemos de la permacultura, la resilencia y las ciudades en transición.
La exportación de la alimentación nos hace más vulnerables: bajo nivel de resiliencia. Las ciudades en transición suponen una oportunidad de construir y transformar el medio.
Los pasos son los siguientes:
1. Creación de un grupo director privisional
2. Mejora de los conocimientos
3. Sentar las bases y el contacto con otros grupos
4. Organizar un lanzamiento
5. Hacer grupos de trabajo
6. Dinámicas de grupo (café del mundo y espacio abierto)
7. Manifestaciones prácticas y visibles del proyecto
8. Facilitar “gran capacitación”
9. Puente con la Administración Local
10. Honrad a los mayores
11. No forzar los resultados
12. Plan de descenso de energía (EDAP)
  • Cuadro de recursos locales
  • Visión a 15 años
  • Retorno de la visión al hoy
  • Plan comunitario local y estrategia de convenios
  • Relatos de la transición: cronograma
  • Primer borrador de PADE
  • Finalizar el PADE
Todo esto es adaptable a los diferentes territorios.
http://movimientotransicion.pbworks.com
A partir de debates sobre alimentación, sostenibilidad y consumo.
Formación y autoaprendizaje continuo.
Presentación casi un año después de los primeros pasos.
Trasversalidad y coordinación entre los distintos grupos de trabajo que se creen
(alimentación, salud, educación, trabajo, vivienda, empoderamiento individuo, trasporte,...)
Es importante confeccionar una HOJA DE RUTA y un inventario de recursos colectivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario